Si tuviésemos que definir la boda de Nina Y Jaime con una sola palabra sería “calor”. Pero no ambiental (que también), si no por la cercanía y buen trato que nos brindó esta pareja y su familia desde el mismo viernes que llegamos.

Y claro, el resultado no pudo ser mejor.

Los Jardines de Morante fue un escenario inmejorable para la celebración y no hay finca más bonita en los alrededores. Todo fueron facilidades en esta boda que Israel Galán Fotografía tuvo el inmenso placer de documentar.

Desde Talavera de la Reina a Montijo, pasando por Madrid, no faltó nadie a la boda de esta entrenadora personal y este buceador… lógico si sabían el fiestón que iban a vivir.

Gracias Nina y Jaime por confiar en nosotros!!!