-Que monada de niña!!!!-
Eso es lo que pensé al ver a Aroa por primera vez, que fue momentos antes de verla a través de la cámara. En esta ocasión no pudimos cumplir la máxima de conocernos en persona antes de las fotos, es una regla que no me había saltado nunca y he de confesar que iba algo nervioso por ello. Esta regla me la impone la experiencia, cuando conoces antes a la persona que vas a fotografiar se crea un vinculo de confianza que hace que a la hora de apretar el botón del obturador los nervios desaparezcan y las miradas y los gestos fluyan naturalmente, y es así como hacemos las fotos…naturales.
Iluso de mi. No me hicieron falta nada más que dos disparos para darme cuenta que Aroa ya había superado esa fase de nerviosismo, es más, creo que no la había tenido en ningún momento.
A cada golpe de obturador me cambiaba la pose para que ninguna foto fuera igual a la anterior, como una modelo profesional!!.
Puedo decir que Aroa es la niña más preparada que he tenido el privilegio de fotografiar…y claro, como eliges las fotos finales ahora?. Ha sido una de las comuniones más bonitas que hemos hecho en Israel Galán Fotografía. Gracias Aroa!!